Atrae a tu público de LinkedIn: crea un curso en línea

LinkedIn es la plataforma de escritura de más rápido crecimiento en Internet. Es la última ola para individuos y empresas que buscan ampliar su alcance y establecerse como expertos ante una audiencia diferente.

Otra ola que ha ido en aumento es la búsqueda de contenidos educativos.

Con la vuelta a la normalidad y la evolución de la cultura laboral para adaptarse a la forma en que los mejores talentos quieren trabajar, muchos se dan cuenta de la necesidad de hacerse lo más hábiles y atractivos posible para los mejores reclutadores.

Estas dos olas crean una oportunidad increíble para que te puedas posicionar como una fuente de contenido educativo de alta calidad. Y, además, puede ser bastante rentable.

En este artículo, hablaremos de cómo deberías atraer a tu audiencia de LinkedIn ofreciéndoles un curso online.

 

Website de LinkedIn en una tablet

 

Cautiva a tu LinkedIn con un curso educativo

Compartir contenido valioso es la clave para mantener tu presencia online. Pero, eso puede volverse muy repetitivo y aburrido a menos que crees recursos de los que la gente pueda obtener valor sin que tengas que estar envuelto constantemente.

Los cursos online son la versión definitiva de esto.

Empaquetar tus habilidades y conocimientos en un curso online te diferencia del experto medio. De una sola vez, demuestras que estás seguro de que tus conocimientos tienen valor, se muestra cuántos miembros de tu audiencia realmente compran lo que estás publicando, y te evitas tener que repetir interminablemente temas que ya has tocado antes.

También te permite involucrar a tu audiencia y hacer que piensen en lo mucho que tienes que ofrecer y en todas las otras ideas que aun no has compartido con ellos. Y no hay mejor audiencia para crear un curso que la de LinkedIn.

 

Creando un curso online para LinkedIn

LinkedIn es una plataforma llena de gente con mentalidad empresarial. Eso significa que, sea cual sea el curso que publiques, tu audiencia ya estará preparada para verlo como algo útil para su vida profesional o como un trampolín para su siguiente nivel.

Entonces, ¿cómo hacer el mejor curso online para LinkedIn?

A continuación se indican los pasos que debes seguir para crear un curso online para tu audiencia de LinkedIn.

Escoge un tema o materia a tratar

El primer paso para crear un curso online es elegir un tema o materia. Tu tema debe ser la mezcla de dos cosas: de lo que te entusiasma y lo que se te da bien.

Si no disfrutas con lo que enseñas en tu curso, te costará mucho enganchar a tu audiencia y conseguir que se comprometan con los objetivos del curso.

Y, si no eres bueno en lo que quieres enseñar, tu audiencia verá tu curso como un robo de dinero y desarrollarás una reputación de fraude.

Para encontrar el tema perfecto para ti, piensa en aquello sobre lo que has construído tu audiencia. Esta probablemente quiere más de lo mismo, empaquetado para ser súper específico y procesable para lograr sus objetivos.

Investiga y mide la demanda del tema de tu curso

 

gafas sobre un cuaderno con notas

 

Antes de que te pongas a crear tu curso, averigua si la gente realmente lo quiere. No hay nada más descepcionante que trabajar como un esclavo para alcanzar el objetivo de lanzamiento y encontrarse con un desinterés absoluto cuando se lanza.

La forma más fácil de saber si debes trabajar en un curso es prevender copias del mismo. Muchas plataformas de alojamiento de cursos te permiten prevender tu curso y deberías utilizarlo a tu favor.

Publica las ideas de tu curso y ofrece copias de pre-lanzamiento con un descuento para medir el nivel de interés en él.

Si vendes muchas copias, puedes seguir trabajando en tu curso con seguridad sabiendo que la gente está interesada. Pero, si no vendes mucho, entonces sabes que tienes que trabajar en otra cosa, y puedes simplemente emitir reembolsos por las copias que vendiste.

Otra forma de saber si te has decidido por un buen tema para el curso es ver si hay otros creadores que ofrecen cursos similares o contenido relacionado.

No tengas miedo de un poco de competencia, simplemente significa que hay un nivel saludable de demanda para el tema que quieres calar. Y, con el posicionamiento adecuado, puedes hacerte con una parte de esa demanda.

También puedes investigar para tu curso sondeando a tu audiencia, siguiendo las conversaciones en tu nicho, viendo de qué habla todo el mundo y preguntando a tu audiencia qué les gustaría aprender de ti.

El simple hecho de preguntar a tu audiencia lo que quiere y que ellos te lo digan te ahorrará mucho más tiempo y problemas que la mayoría de los otros métodos de investigación.

Marketing

La comercialización de tu curso es una parte importante para que tenga éxito y sea rentable.

Una vez que estés convencido de que existe un mercado suficiente para tu curso, deberías empezar a comercializarlo de inmediato. Muchos Eduprenuers cometen el error de empezar el marketing de su curso justo antes del lanzamiento.

Debes utilizar tus publicaciones en LinkedIn, los números de los boletines de noticias e incluso otras plataformas de redes sociales para mantener tu próximo curso en la mente de tu audiencia, haciéndoles saber qué conceptos cubre, a quién está dirigido y cuándo pueden esperar obtenerlo.

Empezar el marketing mucho antes de que el curso esté listo te ayudará a generar expectativa para un lanzamiento exitoso. Los comentarios y el compromiso que recibas al hablar del curso también te darán nuevas ideas y motivarán a trabajar con determinación en el curso.

Tu marketing debería aumentar gradualmente a medida que trabajas en tu curso y alcanzar su punto álgido justo antes de lanzarlo.

Esbozar los objetivos del curso

Usando una pizarra para explicar un curso

 

Antes de empezar a trabajar en serio en tu curso, deberías esbozar los objetivos de aprendizaje del mismo.

Tener una idea clara de lo que la gente debe aprender o debe ser capaz de hacer después de pasar por el curso te ayudará a crear contenido valioso y procesable.

El estudiante medio que pase por tu curso debería ser capaz de señalar lo que ha aprendido o lo que aún necesita aprender. Además, tus mejores estudiantes deberían ser capaces de lograr resultados similares a los tuyos con sus nuevos conocimientos o, al menos, estar en camino de hacerlo.

Esbozar los objetivos del curso también te ayudará a decidir la duración de este, el método de entrega que utilizarás y cómo lo dividirás si utilizas un modelo de precios escalonado.

Crear el contenido y el material del curso

Una vez que estés satisfecho de saber exactamente lo que quieres que aprendan tus alumnos, puedes empezar a preparar el contenido del curso.

Este paso puede ser un poco desalentador, pero deberías crear todo el contenido que puedas mientras la inspiración fluye. En el proceso de edición que viene a continuación, podrás pulirlo y darle forma.

Dependiendo de tu método de difusión, crear contenido puede significar revisar un sinfín de notas y escribir un párrafo perfecto cada vez o puede significar montar un equipo de video y montar tu propia miniproducción.

Sea cual sea el caso, en esta fase no te preocupes demasiado por que todo sea perfecto. Concéntrate simplemente en sacar el contenido. Eso puede significar escribir múltiples párrafos llenos de errores o grabar tantas tomas que ya no quieras oír el sonido tu propia voz.

Da un formato y edita tu curso

La etapa de dar formato y  la edición determinará la calidad de tu producto final.

En esta fase, tienes que seleccionar lo que se incluirá en el curso y lo que se dejará de lado. Algunos de los contenidos en los que has trabajado no llegarán al final, pero recuerda que lo que dejes fuera contribuye al producto final tanto como lo que pones.

El objetivo es incluir suficiente contenido para superar las expectativas, pero no tanto como para abrumar al estudiante y dejarlo confundido.

Asegúrate de comprobar y confirmar que todos los enlaces y recursos que proporcionas o a los que diriges a tus alumnos son la información más actualizada y precisa disponible.

En cuanto a todo el contenido que no llegues a utilizar, no te deshagas de él. Siempre puedes utilizarlo como contenido complementario, actualizar tu curso con él o hacer un curso completamente nuevo.

Elige una plataforma para alojar tu curso

Una vez que hayas dado los últimos toques a tu curso, debes centrarte en encontrar una plataforma para alojarlo.

Elegir la plataforma de alojamiento adecuada para tu curso es un paso importante porque afectará a la gestión de todo y a la facilidad con la que tus alumnos acceden y revisan el contenido.

Hay muchas plataformas diferentes que podrías utilizar, incluyendo Teachable, Podia, Gumroad, Kajabi, Udemy, Thinkific, y muchas más. Cada una de ellas ofrece diferentes beneficios, y tendrás que pensar cuál de ellas se adapta mejor a ti y al método de entrega de tu curso.

Finalizar el modelo de precios

Etiquetas de precios

 

Una de las últimas cosas que tendrás que hacer para el curso será elegir un modelo de precios. Recomendamos utilizar un modelo de precios escalonado porque permitirá que más personas compren el curso. Además, el modelo escalonado es perfecto si tu curso abarca desde conceptos introductorios hasta ideas avanzadas para profesionales experimentados.

Cualquiera que sea el precio que elijas para tu curso debe reflejar lo que crees que vale en términos del trabajo que has puesto en él y como una inversión para la gente que lo compra. Si es demasiado barato, la gente pensará que no tienes confianza en lo que vendes, y si es demasiado caro, a la mayoría de la gente le parecerá demasiado arriesgado comprarlo.

Para fijar el precio correcto, debe mirar cómo se compara tu curso con cursos similares en su nicho. Observar cursos similares te dirá cuánto está dispuesta la gente a pagar por conocimientos en el área. Una vez que lo sepas, podrás ajustar el precio en función del contenido que cubra.

Y, recuerda, siempre puedes cambiar el precio del curso.

Lanza tu curso

Una vez que hayas hecho todo el trabajo y estés contento de que la gente pueda sumergirse en el curso y encontrar exactamente lo que prometiste, puedes tomar un respiro y lanzar tu curso.

Si has estado comercializando tu curso durante todo el proceso de elaboración, deberías tener una audiencia llena de gente lista para comprar tu curso.

No debes esperar descansar demasiado una vez que tu curso esté en vivo. Debes estar preparado para responder a las preguntas de tus alumnos y ayudarles a sacar el máximo provecho del curso. También tendrás que seguir comercializando el curso.

No te estreses demasiado pensando que no tendrás otro momento de descanso. Si has elaborado un recurso excelente, tu público hará con gusto el trabajo pesado y difundirá lo bueno que es  y  podrás sentarte a disfrutar de las recompensas.

 

You might also like